Informe del Observatorio Mundial de Bosques
La Situación
           de los Bosques en Venezuela
La región Guayana como caso de estudio  
     
 
¿Cuál es la extensión de los ecosistemas boscosos en Venezuela y cómo han sido protegidos?;
¿por qué son importantes los bosques de la región Guayana?;
¿dónde se realizan las actividades de
desarrollo y cómo afectan a los bosques y a las comunidades indígenas de esa región?;
¿qué beneficios económicos aportan estas actividades y quiénes son los beneficiarios?, ¿cuáles son las leyes
y reglamentos vinculados con los
bosques y en qué medida se cumplen...?
Estas y otras interrogantes se analizan
en el más reciente informe sobre los
bosques venezolanos.
    Desde 1999, el equipo del Observatorio Mundial de Bosques –OMB- de Venezuela ha tratado de recolectar la mejor información disponible para responder estas interrogantes y documentar la situación de los bosques del país, identificando los valores y amenazas asociados con estos ecosistemas.
  Producto de esa investigación y análisis es el informe titulado La Situación de los Bosques en Venezuela, realizado conjuntamente con el apoyo de la Universidad Nacional Experimental de Guayana; organizaciones no gubernamentales como Provita, la Asociación Venezolana para la Conservación de Areas Naturales -ACOANA-, el Instituto de Recursos Mundiales -WRI-, y el patrocinio editorial de la Fundación Polar
  El equipo multidisciplinario centró la labor de recolección de información alrededor de una serie de temas que incluyeron: cobertura boscosa, áreas protegidas, fauna silvestre, uso de productos no maderables, aprovechamiento de maderas, minería y asentamientos humanos. La intención de este análisis fue la de complementar y actualizar los resultados de la investigación previa presentada en la publicación del WRI titulada “No Todo lo que Brilla es Oro: Hacia un nuevo equilibrio entre conservación y desarrollo en las últimas fronteras forestales de Venezuela”, así como brindar una visión centrada en los ecosistemas mas boscosos de la Guayana venezolana.
  El análisis -el cual incluye mapas, gráficos y otros indicadores que ofrecen abundante información- está organizado en capítulos temáticos que buscan establecer un balance entre los beneficios brindados por los bosques y los costos potenciales de un desarrollo económico a gran escala.
  Sin embargo, los investigadores advierten que
existe un vacío de información y de datos básicos sobre los bosques de la región Guayana, lo que imposibilita la realización de una planificación acertada y la toma de decisiones con conocimiento de causa. De igual manera alertan sobre las restricciones al acceso de datos e información político-administrativa. La información crítica sobre la cobertura boscosa y la situación de las concesiones mineras, así como el cumplimiento con los permisos ambientales y las sanciones impuestas a las concesiones mineras y madereras, no están disponibles o se consideran confidenciales. Esto supone un obstáculo para que los ciudadanos puedan responsabilizar de las decisiones a aquellos que manejan o administran los recursos forestales, como es el caso de algunas compañías o funcionarios gubernamentales. Incluso, las solicitudes de información cartográficas básica realizadas por el OMB-Venezuela (por ejemplo, límites territoriales oficia-les) no han recibido respuestas hasta este momento.
  La región Guayana representa la última gran frontera forestal en Venezuela. Los resultados de este informe resaltan las primeras etapas de una tendencia desarrollista que pudiera conducir a un nivel de deforestación de importancia, en ausencia de una acción inmediata. Las personas encargadas de la toma de decisiones en la región Guayana enfrentan el gran desafío de generar estrategias para un desarrollo estable que asegure el uso sostenido de los recursos naturales y que mejore la calidad de vida de las poblaciones locales.

Hallazgos claves

  1. Venezuela todavía posee una extensa superficie de bosques vírgenes que ofrecen una fabulosa oportunidad para la conservación y el desarrollo sustentable.
    - Aproximadamente la mitad del país presenta una cobertura vegetal boscosa, con la mayor parte ubicada al sur del río Orinoco, en la región Guayana.
    - Entre un quinto y un tercio de las tierras boscosas del país han sido protegidas con fines conservacionistas.
    - Los ecosistemas boscosos de la región Guayana albergan una proporción elevada de la fauna silvestre del país y otros recursos no maderables que ayudan a la subsistencia de los pueblos indígenas.
  2. Los bosques de la región Guayana están en riesgo debido a la extracción de maderas, la minería, la agricultura y las presiones demográficas.
    - La colonización de los bosques por parte de pequeños agricultores y mineros representa la mayor presión generada sobre los ecosistemas boscosos en la región Guayana.
    - Las presiones poblacionales y los conflictos por uso de la tierra crean el potencial para la pérdida de bosques. El aprovechamiento de maderas, la minería, las comunidades agrícolas y los asenta-mientos indígenas se solapan a lo largo del territorio del estado Bolívar y, especialmente en la Reserva Forestal Imataca.
    - Las prácticas vigentes para el aprovechamiento de maderas y la minería promueven la degradación de los bosques y, donde la presión demográfica es alta, facilitan la deforestación de la región Guayana.
    - La situación legal no está clara para la mitad de las áreas protegidas con fines conservacionistas de la región Guayana. Esta falta de claridad es producida por el solapamiento entre áreas protegidas con objetivos de manejo contradictorios (por ejemplo, parque nacional versus reserva forestal) y la indefinición existente acerca de los límites decretados para algunas áreas en los documentos oficiales.

   3.
La información básica sobre los ecosistemas boscosos de Venezuela está desactualizada o incompleta. Ecosistemas boscosos clave pudieran desaparecer antes de que los científicos tengan la oportunidad de estudiarlos.

    - Venezuela no ha realizado ningún inventario forestal, y el mapa de vegetación más reciente a escala nacional, disponible para el público, fue producido en 1983.
    - Los registros oficiales no identifican con precisión la ubicación o la tenencia de las concesiones mineras. Al menos en los últimos cinco años estos registros no han sido actualizados.
    - Venezuela carece de información cartográfica básica para la región Guayana, especialmente con respecto a mapas topográficos precisos y completos
disponibles para el público.

         
 
Para obtener mayor información acerca
de la Situación de los Bosques en Venezuela,
consulte la página web de la Fundación Polar: www.fpolar.org.ve
 
         
 
 
inicio