Salud
 
Para glotones, naturistas y gourmets
Helados de Soya
5 recetas tropicalizadas
para un postre sano y nutritivo

Oswaldo Pérez B

  Dentro del campo de los alimentos de soya, el renglón que sin lugar a dudas ha generado
el crecimiento económico más impresionante en los últimos años es el de los helados de soya, confeccionados con leche, queso o proteínas aisladas a partir del frijol.
  Los helados de soya tienen una historia de aproximadamente 82 años, y si queremos investigar en el tema encontraremos más de 1.071 referencias bibliográficas sobre éste tópico.

 
 

  Actualmente existen más de 26 firmas productoras de helados de soya en Estados Unidos, algunas de ellas han obtenido los porcentajes de ganancias más importantes en la bolsa de valores de Wall Street.
  Ahora bien, lo interesante de éste fenómeno, aparte del sorprendente éxito económico que ha tenido la industria de los helados de soya, es el aspecto de la salud, lo que marca la diferencia con otros productores de helados. Resulta que los fabricantes tradicionales de helados, con el objeto de lograr un producto final cremoso, suave y agradable al paladar, utilizan un conjunto de grasas y aditivos que hacen el papel de estabilizadores, emulsificadores y saboreadores Lo que da como consecuencia un producto final con características muy comerciales pero excesivamente rico en colesterol calorías y elementos no naturales que perjudican la salud.
  Esta es precisamente una de los novedades interesantes de los helados de soya: que nos permite producir un helado que no tenga absolutamente nada que envidiarle al más rico de los helados convencionales y que ofrezca además de sus texturas cremosidad y sabor, un contenido totalmente sano y libre de colesterol.
  Las fórmulas que maneja la industria moderna de los helados de soya son en su mayoría secretos bien guardados, pero hemos logrado seleccionar a partir de la bibliografía que maneja el Centro de Alimentos de Soya de Venezuela las siguientes 5 recetas que personalmente las estoy investigando con el objeto de ver si algún día llego a encontrar el helado ideal que satisfaga al más exigente de los gourmet, al mismo tiempo que al más radical de los buscadores de salud.

 
 

Hacer helados es muy fácil

   El procedimiento para hacer helados de soya es sencillo, pues hasta con licuar todos los ingredientes y colocarlos en una sorbetera o en el congelador. Si se utiliza este último, recomendamos agitar periódicamente con el objeto de reducir la formación de cristales de hielo.


Helado de queso de soya


8 onzas de Tofu (queso de soya) fresco
2 tazas de leche de soya
2 cambures
1/3 0 1/2 taza de syrup o miel
3-4 cucharadas de jugo de limón
una pizca de sal.
 


Sueño de zanahoria y miel

10 tazas de miel
1,5 lbs. de polvo de zanahoria
1,5 tazas de tahini (crema de ajonjolí)
1,5 tazas de aceite de ajonjolí
2 cucharadas de miso
2 cucharadas de canela
5 galones de leche de soya

 


Crema Helado de queso de soya

18 onzas de Tofu
3 cucharadas de miel
1/4 cucharada de extracto de vainilla
1/8 cucharada de sal



Helado de miel y cambur

3 tazas de leche de soya
1 cambur grande o 2 cambures medianos
4-6 cucharadas de aceite
1/2 taza de miel


Helado musa tropical

2 galones (32 tazas) de leche de soya
12 cambures congelados
2 y 2/3 tazas de aceite de girasol
4-4 1/2 tazas de miel
4 cucharadas de goma
1 cucharada de extracto de vainilla
1/4 taza de lecitina líquida
1 cucharada de sal
1/4 taza de agar
3 tazas de agua
3 tazas de nueces picaditas.

 

 

Un repaso a la leche de soya

  En el N° 5 de La Era Agrícola publicamos con todo detalle el procedimiento para preparar leche de soya. En beneficio de los lectores recién llegados explicamos aquí los pasos más importantes para elaborar esta bebida.

a) Una taza de frijoles de soya se lavan hasta que el agua salga limpia y se dejan en remojo por 10 horas. Seguidamente se escurre y se lavan dos veces más.

b) Se pone a hervir 112 taza de agua mientras se licúa la soya agregándole 2 y 2/3 de agua a alta velocidad durante tres minutos.

c) Se añade el puré resultante al agua hervida, subiéndole el fuego y agitando continuamente para evitar que se pegue al fondo.

d) Cuando hierve y se levanta, se apaga el fuego y se vierte el contenido dentro de un lienzo que previamente se ha colocado sobre un colador grande. Luego se dobla el lienzo y se exprime toda la leche.

e) La leche resultante se pone al fuego, revolviendo para evitar que se pegue y después que hierve se cocina a fuego medio durante 7 minutos.

Bibliografía: "Tofutti and other soy ice cream». Vol. 2 de Willian Shurtleff y Akiko Aoyagi, The Soyfoods Center.

 

 
 inicio