ECOLOGÍA Y AMBIENTE
    Capítulo Veintiuno de la Agenda 21 de Naciones Unidas

Manejo ecológicamente
racional de los desechos sólidos

   
  Los desechos sólidos domésticos, comerciales, urbanos, representan en la actualidad el mayor problema de espacio para la disposición final de los mismos. A su vez, esos desechos son los que reunen las mayores condiciones para ser reutilizados y reciclados. La Conferencia de Naciones Unidas Sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) en Río de Janeiro, el año pasado, dejó escrito en la Agenda 21, documento oficial, algunas recomendaciones para el manejo de los desechos sólidos.
     
   El manejo ecológicamente racional de los desechos debeir más allá de la sitriple eliminación o aprovechamiento por métodos seguros de los desechos producidos y procurar resolver la causa

fundamental del problema, intentando cambiar las pautas no sostenibles de producción y consumo. Ello entraña la aplicación del concepto de gestión integrada del ciclo vital que representa una oportunidad única de conciliar el desarrollo con la protección M medio ambiente.
El plan de Naciones Unidas contempla cuatro áreas de programas básicos relacionadas con los desechos:

1 Reducción al mínimo de los desechos
La existencia de pautas de producción y consumo no sostenibles está aumentando la cantidad y variedad de los desechos persistentes en el medio ambiente a un ritmo precedentes. Esta tendencia podría aumentar considerablemente las cantidades de desechos producidos para finales del siglo, y cuadruplicarlas o quintuplicarlas para el año 2025. Un enfoque preventivo M manejo de los desechos centrado en la transformación del estilo de vida y de las modalidades de producción y consumo ofrece las mayores posibilidades de invertir el sentido de las tendencias actuales.

Objetivos
a) Estabilizar o reducir, en un plazo convenido, la producción de desechos destinados a su eliminación definitiva, formulando objetivos sobre la base del peso, el volumen y la composición de los desechos y promover la separación para facilitar el reciclado y la reutilización de los desechos.
b) Reforzar los procedimientos para determinar la cantidad de desechos y las modificaciones en su composición con el objeto de formular políticas de reducción al mínimo de los desechos, utilizando instrumentos económicos o de otra índole para promover modificaciones provechosas sobre las modalidades de producción y consumo.

2 Aumento al máximo del aprovechamiento y reciclado ecológicamente racional de desechos
El agotamiento de los vertederos tradicionales, la aplicación de los controles ecológicos más estrictos a la eliminación de los desechos y el aumento de la cantidad de desechos de mayor persistencia, especialmente en los países industriafizados, han contribuido en conjunto al rápido incremento de los costos de los servicios de eliminación de desechos. A medida que se modifica la economía de los servicios de eliminación de desechos, su reciclado y la recuperación de recursos están resultando cada día más rentables. En los futuros programas de manejo de los desechos deberían aprovecharse al máximo los enfoques basados en el rendimiento de los recursos, para controlar la producción de desechos. Estas actividades deberían realizarse conjuntamente con programas de educación del público. Es importante que se determinen los mercados para los productos procedentes de materiales aprovechados al elaborar los programas de reutilización y reciclado.

Objetivos
a) Reforzar y ampliar los sistemas nacionales de reciclado de desechos;
b) Crear en el sistema de la Naciones Unidas un programa modelo para la reutilización y el reciclado interno de la corriente de desechos. incluido el papel;
c) Difundir información, técnicas e instrumentos de política adecuados para fomentar y poner en marcha los sistemas de reutilización y reciclado de los desechos.

3 Promoción de la eliminación y del tratamiento ecológicamente racional de los desechos
Aún cuando los desechos se reduzcan al mínimo, siempre quedarán algunos. Incluso después de su tratamiento, todos los vertidos de desechos producen algún efecto residual en el medio ambiente en el que se realizan. Por consiguiente, existe margen para mejorar las prácticas de tratamiento y eliminación de desechos adoptando, por ejemplo, la de evitar el vertido de fango residual en el mar. En los países en desarrollo, ese problema tiene un carácter aún más fundamental: menos del 10% de los desechos urbanos son objeto de algún tratamiento y sólo en pequeña proporción tal tratamiento responde a una norma de calidad aceptable. Debería concederse la debida prioridad al tratamiento y la eliminación de las materias fecales dada la amenaza que suponen para la salud humana.

Objetivos
Los gobiernos, según la capacidad y los recursos de que dispongan y con la cooperación de las Naciones Unidas y de otras organizaciones pertinentes, cuando proceda, deberían:
a) Establecer para el año 2000 criterios de calidad, objetivos y normas referentes a la eliminación y el tratamiento de los desechos que estén basados en la naturaleza y capacidad de asimilación del medio receptor;
b) Disponer para el año 2000 de capacidad suficiente para vigilar los efectos de la contarninación debida a los desechos y mantener una vigilancia sistemática, incluida la vigilancia epidemiológica, cuando proceda;
c) Asegurar para el año 1995 en lospaíses industrializados y parael año 2005 en los países en desarrollo que por lo menos el 50% de las aguas negras, las aguas residuales y los desechos sólidos se traten o eliminen de conformidad con directrices nacionales o internacionales de calidad ambiental y sanitaria;
d) Eliminar para el año 2025 todas las aguas negras, las aguas residuales y los desechos sólidos de conformidad con directrices nacionales o internacionales de calidad ambiental.

4 Aplicación del alcance de los servicios que se ocupan de los desechos
Para finales de siglo, más de 2.000 millones de personas carecerán de los servicios sanitarios básicos, y se estima que la mitad de la población urbana de los países en desarrollo no tendrá servicios adecuados de eliminación de desechos sólidos. No menos de 5,2 millones de personas, entre ellas 4 millones de niños menores de 5 años, mueren cada año a causa de enfermedades relacionadas con los desechos. Las consecuencias para la salud son especialmente graves en el caso de la población urbana pobre. Sin embargo, las consecuencias para la salud y el medio ambiente de un manejo poco adecuado de los desechos rebasan al ámbito de los asentamientos carentes de servicios y se hacen sentir en la contaminación del agua, la tierra y el aire en zonas más extensas. Así pues, la ampliación y el mejoramiento de los servicios de recogida y eliminación de los desechos

por métodos seguros son decisivos para lograr la reducción de esta forma de contaminación.

Objetivos

El objetivo general de este programa es facilitar a toda la población servicios de recogida y eliminación de desechos que sean ecológicamente inocuos y protejan la salud. Los gobiernos, según la

capacidad y los recursos de que dispongan y con la cooperación de las Naciones Unidas y de otras organizaciones pertinentes, cuando proceda deberían:

a) Tener para el año 2000 la capacidad técnica y financiera y los recursos humanos necesarios para proporcionar servicios de recogida de desechos adaptados a sus necesidades;
b) Prestar para el año 2005 a toda la población urbana de servicios adecuados de eliminación de desechos-,
c) Asegurar que para el año 2025 existen servicios de eliminación de desechos para toda la población urbana y servicios de saneamiento ambiental para toda la población rural.

 

 
 inicio